Salud

Virgen Extra: Saludable por donde lo mires

 

Los investigadores afirman que el aceite de oliva virgen extra reduce el riesgo de enfermedades coronarias y algunos tipos de cáncer, además de ayudar a mantener baja la presión sanguínea, facilitar la digestión, la absorción de calcio y aliviar la artritis.

Una gran parte de la comunidad médica opina que el aceite de oliva virgen extra es antioxidante y, por tanto, facilita el flujo cardiovascular y ayuda a retardar el proceso de envejecimiento de las células.

Por otra parte, el aceite de oliva virgen extra contribuye a su vez a mejorar el aspecto y tersura de la piel. Por ello, es utilizado en múltiples tratamientos cosméticos.




La Dieta Mediterranea:

 

La Dieta Mediterránea es un estilo de vida, no solo un patrón alimentario. Es una valiosa herencia cultural, que combina de manera equilibrada los ingredientes de la agricultura, las formas de cocinar y las tradiciones de la cuenca mediterránea.

 

Las características principales de esta alimentación son: alto consumo de productos vegetales, (frutas, verduras, legumbres y frutos secos), pan y otros cereales; el empleo de aceite de oliva como fuente principal de grasa; un consumo moderado de pescado, aves de corral, productos lácteos y huevos; y el consumo regular de vino en cantidades moderadas.

 

Según la Fundación Dieta Mediterránea la primera de las 10 Recomendaciones sobre la Dieta es “Utilizar el aceite de oliva como principal grasa de adición. Es el aceite más utilizado en la cocina mediterránea. Es un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras. Este alimento representa un tesoro dentro de la dieta mediterránea, y ha perdurado a través de siglos entre las costumbres gastronómicas regionales, otorgando a los platos un sabor y aroma únicos.” http://fdmed.org/

 

La dieta mediterránea es un modelo de vida saludable. Su importancia en la salud no se limita al hecho de que sea una dieta equilibrada, variada y con un aporte de macronutrientes adecuado. A los beneficios de su bajo contenido en ácidos grasos saturados y alto en monoinsaturados, así como en carbohidratos complejos y fibra, hay que añadir los derivados de su riqueza en sustancias antioxidantes.

 

Por todos estos motivos, el Comité Intergubernamental de la UNESCO ha incluido a la Dieta Mediterránea en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad